sábado, 2 de julio de 2011

Cuarto capítulo.

La realidad de Susan y Kevin.

Querido diario:

Tenía razón, no soy la única en este mundo. Aunque tampoco sé cuántos más seremos "especiales". Sin embargo, para mi sorpresa las personas que he descubierto con algún don especial estaban mucho más cerca de mí de lo que creía imaginar. 

Susan y Kevin era una de las parejas que había en nuestro grupo de amigos desde siempre. No les recordaba a ninguno sin el otro. Tenían una especie de conexión invisible entre ellos y creaban una simbiosis perfecta, ella le ayudaba a él y él a ella. Nunca había visto una pareja tan bien formada. Además, lo que más me extrañaba era esa capacidad que tenían los dos de mirarse y saber qué estaba pensando el otro. Tenía una auténtica envidia por eso. Yo jamás había encontrado a una persona que me completara tanto como lo hacían ellos dos, sin embargo, tampoco era algo que ansiaba.

Hoy, descubrí una de las razones por la que ambos están tan unidos: ambos saben del poder del otro. Creo que es un punto de mucha confianza entre ellos. Sin embargo, no sé en qué momento exacto decidimos confesarmos ese secreto entre nosotros.

Desde aquel primer encuentro con Grace sigo dándole vueltas a la cabeza y eso es algo que me está pasando factura. Casi no duermo y eso se refleja en mis enorme ojeras marrones bajo mis ojos. Además, ando muy asustadiza y con mucho temor de que alguien sepa algo de mí. Kevin parece que fue el único por darse cuenta de mis pensamientos que se acercó a mí en el momento que estaba recordando una pesadilla que estoy teniendo siempre. Estoy rodeada de personas con dones impresionantes y yo no soy capaz de usar el mío para escapar, no puedo congelarles, ni puedo retroceder para llegar al momento antes de que me acorralen... Entonces es cuando la voz de Kevin irrumpió en mis pensamientos.

- ¿Qué es lo que te pasa últimamente? - Me observó fijamente a los ojos esperando que le dijera algo que ya sabía.
- ¿A mí? Nada - Quise disimular, pero se ve que no con gran éxito.
- Hace días que estás muy diferente. Ojerosa, huyes de todo, tienes miedo de quedarte hasta muy tarde. Tú antes no eras así, tú antes eras más fuerte. - Me recordó quién era.
- Digamos que últimamente mi vida ha sufrido algún tipo de caos que hace que todo me vaya para atrás, pero no te preocupes, seguro que es por épocas. Ahora mismo estoy en la parte baja de la montaña rusa pero ya volveré a subir - Puse énfasis en mi respuesta.
- Kate tengo que contarte algo que creo que te va a ayudar mucho - hizo una pausa - verás, no eres la única con algún tipo de "don" como tú repites en tus pensamientos. Hay más personas que los tienen. Yo soy una de ellas. Puedo escuchar los pensamientos de los demás, por eso, siempre estoy al tanto de lo que le pasa a cada uno de vosotros. - Confesó.
- Entonces, ¿por eso tienes tanta compenetración con Susan? - Me eché a reír.
- Entre otras cosas, esto la verdad que ayuda mucho. Espera un segundo - Se quedo en silencio mirando hacia Susan y asintiendo levemente con la cabeza - Ahora va un segundo secreto. Susan también es como nosotros. Ella puede volar y teletransportarse. - Sonrieron al mismo tiempo.

¿No es increíble? Dos de mis mejores amigos. La pareja ideal por excelencia en el grupo son iguales que yo. Parecerá una tontería pero esto me hace sentir muy bien. Ahora sé que tengo su apoyo. Ahora sé que no estoy sola en este bando.

2 comentarios:

  1. La pareja *-* poderes, que guay yo quiero un poder, dime el poder que puedo tener yo dímelo dímeloo! xD Jo ya me gustaría a mí tener una pareja así.

    ResponderEliminar